Cuento de Hans Christian Andersen, en versión de Beatriz Ferro, ilustrado por Ayax Barnes.
Después de leerlo entendí un dicho que escuché algunas veces. No digo ahora para no quemar el final.

Cliquear sobre la imagen para ir a la siguiente

A %d blogueros les gusta esto: