Va otro cuento de la misma colección que el anterior, en versión de Horacio Clemente, ilustraciones de Antonio Mongiello (Napo).